DONACIONES

DONACIONES: Nº de cuenta (CAJALON) 3021 0141 91 2545661912

martes, 25 de octubre de 2011

Una nueva regulación del aborto, ¿entre los plazos y los supuestos?

“Injusta e innecesaria”. Así definía hace unos meses Ana Pastor la ley del aborto, que permite a la mujer desde julio de 2010 interrumpir su embarazo sin dar explicaciones hasta la semana 14. La responsable de Sanidad y Política Social del Partido Popular aseguró, como ya lo había hecho hacía unos meses Mariano Rajoy, que su partido derogaría la ley de plazos. La idea del líder del PP era entonces volver a la anterior, la de 1985. Aquella que él mismo y sus compañeros de partido habían definido como un “coladero”. Aquella que se regía por un sistema de supuestos que incluía el de daño psicológico para la madre, al que se acogía más del 90% de las mujeres. Rajoy da ahora marcha atrás y ya no se plantea derogar la ley de plazos sino reformarla. Intentará encontrar una vía intermedia entre los plazos y los supuestos. Pero ¿cómo?


“Hay que buscar una fórmula que proteja el derecho a la vida y sea acorde con la última sentencia del Tribunal Constitucional”, ha dicho Rajoy esta mañana en la Cope. Parece que el líder del PP ha llegado a la conclusión de que ni España ni su partido están preparados, ni dispuesto, para volver a la ley anterior, como así se lo preguntaba Ricardo de Querol en este post. Ni tampoco para que España se transforme en otra Irlanda, donde no es posible abortar, ni siquiera por causas médicas.


Una opción híbrida entre la anterior (plazos) y la actual (supuestos) es eliminar la opción de que la mujer no tenga explicaciones para poder interrumpir su embarazo y pedirle que demuestre que lo hace por una causa médica. Aquí entraría el problema de que para el PP los motivos psicológicos son un “coladero”. ¿Plantear entonces el aborto solo cuando haya riesgo para la salud física de la madre? La acotación, la restricción no terminaría con las interrupciones del embarazo. Eso solo lo logran medidas anticonceptivas y educación sexual, la gran asignatura pendiente de este y los gobiernos anteriores, que se ha banalizado y utilizado de forma partidista ¿Está España, entonces, preparada para volver a ver a cientos de mujeres yendo a abortar al extranjero? ¿Para que decenas de ellas se vean obligadas a recurrir a la clandestinidad o a medicamentos que pueden resultar sumamente nocivos como el Cytotec? Rajoy deberá, si gobierna, tener todo esto en cuenta.


Lo que sí se traduce de las opiniones del líder del Partido Popular es que intentará reformar la ley para que las chicas de 16 y 17 años tengan que pedir permiso a sus padres para abortar, como ocurría antes. Ahora, con la ley de plazos, solo deben avisarles de su decisión. Y eso, si hacerlo no les causa un perjuicio. Una medida que apenas tendrá más calado que el puramente estético –con ello se contentaría a todos aquellos que criticaron que estas jóvenes pudieran tomar sus propias decisiones al margen de su familia--si se tiene en cuenta que las que no lo comunican porque hacerlo les puede generar un conflicto son las menos (entre el 10% y el 20%, según datos de la Asociación de Clínicas  Acreditadas para la Interrupción del Embarazo).


Lo que no ha dicho Rajoy aún es qué hará para lograr que el número de embarazos no deseados, y por tanto de abortos, siga descendiendo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas más populares

Síguenos por e-mail

Seguidor*s

SOMOS Mujeres VISIBLES y BI-SIBLES

SOMOS Mujeres VISIBLES y BI-SIBLES